Google+ Followers

14 mar. 2014

El conjunto y el detalle






Existen momentos en que hay que mirar el bosque y no al árbol (el conjunto y no el detalle), y existen momentos en que si hay que mirar el árbol y no al bosque (el detalle y no el conjunto).
Un ejemplo genérico: Usted está en una plaza y mira los paseantes, los niños jugando y no se fija en el asaltante que está robando a alguien. Y al revés, usted se fija en la dama que paséa su perrito y no se da cuenta de lo que sucede a su alrededor.
Debemos entrenarnos para estar atentos de el entorno total y así darnos cuenta de pequeños detalles y lograr enfocarnos en ellos rápidamente sin perder el contacto con el entorno total.
Esto podrá ayudarnos a salir airosos en situaciones de peligro, en situaciones de emergencia.
Tenemos esa capacidad, de estar enfocados en el entorno y reaccionar cuando sobresale un detalle.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario