Google+ Followers

22 sep. 2013






Las buenas obras

Todos hacemos buenas obras hasta sin darnos cuenta. ¿Recuerdas cuantas veces evitaste pisar algún insecto como por ejemplo una hormiguita? Salvaste una vida, una vida de insecto, pero una vida.
Seguro has contribuido para alguna buena causa, has donado dinero o ropa o comida...
Inclusive, trataste de consolar a alguien que estaba pasando por un momento fuerte como la pérdida de un ser querido...
Pero es necesario tomar conciencia de las buenas obras que hacemos y tratar de hacerlas mas a menudo.
Hay muchos necesitados que esperan una mano amiga, un pequeño consuelo.
Y la buena noticia es que las buenas obras no caen en saco roto, son premiadas algunas veces al instante y otras después, es como una ley de la vida.
Y si lo piensas, las buenas obras no nos cuestan mucho y a veces nada hacerlas.

18 sep. 2013



¿Y cómo es la vida?

En realidad, la vida es cambiante, como por etapas.
En la primera etapa somos dependientes totalmente de nuestros padres que se ocupan de la alimentación y demás necesidades.  Y en esa etapa nos llamamos bebés.
La siguiente etapa en la que nos llaman niños, ya somos capaces de darnos cuenta de nuestro entorno y de auto defendernos, pero seguimos siendo dependientes en gran medida.
La etapa de la adolescencia, todavía -adolecemos- de total independencia, y es la etapa del aprendizaje intelectual por excelencia.
En la juventud, la mayoría empiezan a ser auto suficientes y a guiar su propio destino. En esta etapa vamos decidiendo a qué nos vamos a dedicar en nuestra vida, e incluso comienzan los escarceos amorosos.
Luego se llega a la adultez, nuestro carácter se ha desarrollado, hemos adquirido una profesión, se ha elegido pareja y salimos del hogar familiar y establecemos el nuestro aparte, y se piensa en tener descendencia.
En la siguiente etapa, se comienza a transitar por las últimas décadas de nuestras vidas, habremos adquirido estabilidad emocional, nuestros propios hijos nos dan los primeros nietos y al avanzar en edad, se van presentando los achaques y debilidades corporales y en muchos casos, el declinar mental.
Añado una última etapa que es la del tránsito de esta vida a la otra (Al menos para los que tenemos la fe en esa nueva vida espiritual).
No he delimitado las etapas en cuanto a duración de cada una, porque es muy variable de un individuo a otro.

13 sep. 2013




Nuestro cerebro

El ser humano está clasificado dentro de la denominación de los vertebrados y por consiguiente tenemos cráneo y dentro de nuestro cráneo se encuentra el cerebro.
Se ha demostrado mediante los electroencefalogramas que nuestro cerebro produce electricidad  y que la produce en forma de ondas cerebrales, pequeños impulsos eléctricos de muy bajo voltaje.
Estas ondas del cerebro se clasifican en cuatro tipos, según la frecuencia en que se presentan.
Ondas alfa: comprendidas entre los 8 a 13 Hz. Aparecen cuando el cuerpo está en completo relajamiento y con los ojos cerrados.
Ondas beta: están en el orden de 12 a 30 Hz y están asociadas al estado de alerta y consciente.
Ondas delta: Asociadas al sueño profundo y presentan de 1 a 3 Hz. El individuo en esta etapa, no produce sueños.
Ondas theta: Se encuentran en el rango de 3,5 a 7,5 Hz. Se producen en la etapa de sueño 1 y 2, y el individuo puede producir sueños.
Muchos investigadores afirman que mediante la meditación o simplemente oyendo los sonidos correspondientes a cada tipo de onda, se puede acceder a los estados mentales correspondientes.
Si quiere experimentar todo esto, le sugiero el software Atmosphere lite, lo puede bajar de la red.

11 sep. 2013





El Amor

Empieza como un pensamiento que genera un deseo, quiero amar.
Pero para amar, tiene que haber alguien a quien aplicar ese amor, porque amar sin un ser amado a quien hacer objeto de nuestro amor, es un contrasentido, el amar necesita ese a quien amar.
Es que el amor es entrega, es dar, es compartir. ¿Y a quién entregarse, dar o compartir si no a ese ser amado?
Creo que todo esto es aplicable a todo amor , como el amor filial, el amor paternal y maternal, el amor entre la pareja, el amor mas grande que es el amor a Dios.
En lo referente a amar cosas, ideales, estilos de vida, no debía aplicarse la palabra amar, en realidad son deseos como por ejemplo, el deseo de tener, de poseer.
El amor llega sin aviso, de improviso, sin tiempo ni límites.
Y el amor, atrae amor, si se ama, tarde o temprano surgirá la reciprocidad.
El amor, ese divino tormento...

7 sep. 2013






El que espera, desespera


Pero mientras espera, podría ocupar ese tiempo en alguna otra actividad y así ni se daría cuenta del asunto principal y no perdería la calma ni echaría a perder sus nervios en una espera inútil.
Al final, lo que ha estado esperando llegará, no importa que el que espera quisiera adelantar la llegada de lo que espera.
Esa espera puede ser por alguien, o por un evento o por algún objeto, no importa. Si va a llegar, llegará a su tiempo y no al tiempo del que espera.
Así que no nos preocupemos en esperas inútiles y mientras, ocupemos nuestro tiempo en alguna actividad paralela y no nos destrozaremos los nervios.