Google+ Followers

7 sep. 2013






El que espera, desespera


Pero mientras espera, podría ocupar ese tiempo en alguna otra actividad y así ni se daría cuenta del asunto principal y no perdería la calma ni echaría a perder sus nervios en una espera inútil.
Al final, lo que ha estado esperando llegará, no importa que el que espera quisiera adelantar la llegada de lo que espera.
Esa espera puede ser por alguien, o por un evento o por algún objeto, no importa. Si va a llegar, llegará a su tiempo y no al tiempo del que espera.
Así que no nos preocupemos en esperas inútiles y mientras, ocupemos nuestro tiempo en alguna actividad paralela y no nos destrozaremos los nervios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario